Tag: música emergente

26
May

El talento emergente

La creación artística es tan importante para algunos como el hecho de alimentarse. En Kill the TV, nos incluimos en esos algunos. Sentimos auténtica fascinación por los procesos creativos que llevan a la propia obra en sí. Nos interesa cualquier expresión artística, aunque nuestro pasado nos delata y es en la musical donde más cómodos nos sentimos.

Y si tenemos que elegir, nos quedamos con la creación emergente, con las primeras ideas, con el embrión del arte, con los primeros pasos, con las ideas salidas del ADN. Porque cuando alguien necesita expresarse artísticamente es que tiene una sensibilidad que automáticamente le hace acreedor de nuestro mayor interés.

Por eso aplaudimos iniciativas que estimulan la creación temprana. El mecenazgo cultural no es imprescindible pero ayuda mucho y más en una sociedad que tiende a la globalización cultural en el mal sentido de la palabra. Ayudar a la escena musical emergente es un estímulo a la creación, un impulso a consolidar un circuito.

La música en València y alrededores vive un momento dulce. Quizás no sea el mejor pero si uno de los más fructíferos. Por eso, no es casualidad que las iniciativas que buscan nuevos valores se fijen en las bandas locales. La plataforma Movistar Artsy, después de tres años en Barcelona, abre convocatoria para bandas valencianas. El procedimiento es muy sencillo: registrarse en la plataforma web, conseguir apoyo en redes y un jurado decide cual es el proyecto que se lleva 7000€ para la producción y edición de un disco.

Y algo que nos toca de cerca a nosotros, por primera vez, Artsy premia también el talento joven en la producción audiovisual. Se instaura un nuevo premio para la realización de videoclips. Imágenes y música, dos de los componentes mágicos (no son los únicos, claro) que nos ayudan día a día a ser mejores personas.

FERRAN TOLEDO

22
Nov

La música es una droga sin efectos secundarios

james-rhodes

88 teclas y 288 páginas. En este contexto se mueve James Rhodes, un pianista británico de música clásica y que acaba de publicar su primer libro, “Instrumental”. Un relato desgarrador que narra en primera persona cómo fue violado durante 4 años por su profesor de boxeo y las secuelas que esto deja en un niño de 5 años, que ya nunca más se repone de estos brutales hechos. “Si queréis saber como arrebatar a un niño todo lo que le hace ser niño, folláoslo”.

Pero “Instrumental” también es un canto al poder sanador de la música, a la que se aferra para intentar cicatrizar, como la mejor y más efectiva de las terapias. Una oda a la música porque es la más profunda de las artes, “la respuesta a todo aquello que no tiene respuesta”.

Rhodes repite como un mantra una frase que nosotros hacemos nuestra: “la música me salvó la vida”. De cómo descubrió el efecto sanador de la música a través de “La Chacona” de Bach: “Cuando la escuché por primera vez, pensé: el mundo no puede ser tan terrible si existe una cosa tan bonita como esta”.

Pero James Rhodes es mucho más que su autobiografía. Es uno de los grandes renovadores de la música clásica. Detesta profundamente todo lo que rodea este estilo y asistir a uno de sus recitales es una experiencia similar al concierto del cabeza de cartel en un festival indie de los grandes.

De hecho, sale al escenario con vaqueros, sudadera y zapatillas, charla con el público y utiliza tanto el fuck como veces lo crea necesario. Se parece más a Jarvis Cocker que a cualquier apolillado intérprete clásico que se esconde tras su frac. Y, ojo, critica las formas pero no el fondo. En definitiva, muchos de ellos son sus ídolos y admira su arte, pero lo que no soporta es el envoltorio, el contenido. Desprecia a la aristocracia “cultural” que se ha apoderado de la música “popular”.

Porque Rhodes es lo más parecido a una estrella pop que existe en el mundo del piano. Reivindica a los grandes compositores clásicos como las “rockstars” originales. La mayoría eran genios locos, atormentados y él mismo dice que si muchos de ellos levantaran la cabeza y vieran a las élites que se han apropiado de sus melodías montarían en cólera y les mandarían a todos “a tomar por culo”.

Este mismo sábado, día 26 de noviembre, Mr. Rhodes visita València por primera vez. En la Sala Iturbi del Palau de la Música, las camisas a cuadros sustituirán a las corbatas, las barbas frondosas a las caras rasuradas, los vestidos sesenteros pop a la pedrería, los flequillos a los cardados imposibles y los tatuajes a las etiquetas. Será una gran noche para la música.

FERRAN TOLEDO

29
Abr

Music Films

Un Music Film es una película musical, pero no solo se refiere a los musicales americanos de los años 30 a los 60. El concepto Music Film va más allá de este género y alude a trabajos audiovisuales en los que la MÚSICA es la principal protagonista. Rockumentales, videoclips, conciertos en directo, after-movies de festivales y eventos, películas de ficción sobre la trayectoria de un grupo (real o imaginario), publicidad musical y un larguísimo etcétera.

Este concepto tan amplio es el que inspira a Kill the TV. Contar historias de músicos, de conciertos, de camerinos, de borracheras, de garitos infames, de carretera, de amistad, de festivales, de arrebatos, de noches mágicas, de arte, de vanidad, de duende, de soberbia, de genios.

Construimos estructuras narrativas de actos tan aparentemente intrascendentes para la mayoría como un concierto en directo. Hace 50 años ya lo hizo el director D.A Pennebaker con su maravillosa “Jimi Plays Monterey”, una actuación de Jimi Hendrix en Canadá (quién no recuerda aquella guitarra ardiendo?).

El cine, en formato largometraje y a través de distintos géneros, nos ha dado multitud de ejemplos de Music Films: The Rocky Horror Picture Show, High Fidelity, Saturday Night Fever, The Blues Brothers, A Hard Day’s Night, This is Spinal Tap, Purple Rain, The Commitmens, Quadrophenia, 24 Hour Party People, Searching for Sugarman, Sid & Nancy, The Devil and Daniel Johnston o Cabaret.

Hemos vivido en primera persona la eclosión del videoclip como herramienta de marketing de la industria musical. La aparición de MTV, a principios de los 80, un canal de televisión que emitía 24h de videoclips, supuso un relanzamiento de este formato audiovisual. Muchos de estos trabajos trascendieron la finalidad comercial y se conviertieron en obra artística (el ejemplo perfecto es el “Thriller” de Michael Jackson, visto por más de 400 millones de personas, aunque en la era digital el “Gangnam Style” de PSY va por 2.600 millones de visitas).

Algunos ejemplos de referencias nuestras podrían ser desde directores clásicos ya como Michel Gondry, Spike Jonze, Chris Cuningham o Anton Gorbijn, pasando por Romain Gavras o Jonas Akerlund y nuevas miradas como las de AG Rojas, Megaforce, Daniels, Clarise Canteloube (maravilloso plano secuencia para “La Superbe” de Benjamin Biolay), Nabil, Daniel Wolfe y en nuestro país, Canadá o Titán Pozo.

Pero también la publicidad nos ofrece posibilidades musicales. Infinidad de marcas que apuestan por patrocinios en el mundo de la música y no solo enfocados al anuncio clásico sino al branded content, en donde a la estrategia comercial se le añade un contenido extra. Una vez más, contar historias sobre la música, independientemente de su finalidad.

Eso sí, cambia el canal (ahora es internet) y el dispositivo (nada existe si no pasa por la pantalla del ordenador, Tablet o Smartphone). Youtube nació hace 11 años (Vimeo, un año antes) y éstas, junto a las redes sociales, son ahora las grandes plataformas de exhibición de los productos audiovisuales. Trabajos de entre 30 segundos y 3 minutos limitados a la dictadura del like y el pánico al pause.

Algunos de nuestros referentes en este campo son tres estudios londinenses: Deadbeat Films (capitaneado por los gemelos Thompson), The Mill o Pulse Films (en especial, uno de sus directores, Giorgio Testi), que crean muy acertadamente este tipo de productos.

En unos días, empieza la temporada de festivales y Jägermeister nos confía, por tercer año consecutivo, la cobertura audiovisual de los eventos en los que apuestan por el programa Jägermusic. Music Films, Branded movies y live-tracks, tres conceptos que amalgaman gran parte de lo que supone el género musical y en el que nosotros nos estamos especializando. Arrancamos en Murcia, en el festival SOS 4.8 y luego vienen otros tantos. Tenemos hambre de música en directo. Y este año se incorporan nuevos tripulantes a la nave Jägermusic. Nuevas propuestas que van del garaje-punk felino y el hipnopop, al horror-synth o el space-rock. Como no vamos a estar ya emocionados?

FERRAN TOLEDO

21
Abr

El Poder de la Música

PAELLA GERMANOR

Paella de germanor en El Garatge

Las cosas hechas con pasión suelen salir bien. Por eso, el balance que hacemos de Kill the Fest es muy positivo. Es el primer evento de estas características que organizamos y ya lo diseñamos con una clara intención de continuidad. Que se instaure en el calendario musical valenciano como una fecha más, que se caracterice por mostrar un cartel diferente, interesante y alternativo.

Como ya hemos dicho más veces, la elección de grupos de corte electrónico no es casual pero tampoco es la única marca de la casa. Porque a nosotros nos mueve la música en mayúsculas. Nuestros gustos son muy heterogéneos y nos sentimos igual de bien en un club subterráneo de madrugada que en una fiesta de tardeo, a pleno sol.

Captura de pantalla 2016-04-20 a las 12.15.21

                                                                                                                                     We are not brothers

En este caso, y para abrir boca, hemos querido reivindicar una escena como la electrónica, considerada más afín al ocio que a la cultura. Nosotros siempre hemos pensado en términos artísticos cuando nos referimos a la creación electrónica. Bailar sí pero escuchar y disfrutar también. Son dos conceptos complementarios y que pueden ir de la mano perfectamente como se demostró el pasado viernes.

Como ya sabéis bien todos los que nos conocéis, amamos la música por encima de todo. Nos es muy difícil decantarnos por un estilo u otro, siempre y cuando la música transmita y esté hecha con el corazón. Por supuesto que nos solemos posicionar y que tenemos gustos diferentes. Pero, sobretodo, somos muy fans de la creación artística honesta, el underground y la emergencia. Tres conceptos que definen Kill the Fest.

Captura de pantalla 2016-04-20 a las 12.21.27

The Suicidie of Western Culture

Iñaki y yo queremos dar las gracias a The Suicide of Western Culture, We are not Brothers, a Sais y Gonzo in Vegas de los Jupiter Lion y a Mario de Kill the TV dj’s. Todos ellos hicieron posible que surgiera la magia, aunque también es cierto que sin vosotros nada hubiese sido igual. El público estuvo en todo momento dándolo todo y apoyando a los grupos. Un escenario a pie de pista nos permitió estar muy encima de los artistas y vivir los directos con mucha intensidad.

Captura de pantalla 2016-04-20 a las 12.24.48

Jupiter Lion dj set

También queremos destacar que la elección del garito no fue aleatoria. Para este tipo de fiesta buscábamos un club subterráneo y alternativo y pensamos que en el Club Gordo convergen estas dos características. Gracias también a Piccadilly y a Dani por confiar en nuestro proyecto.

Y nosotros, seguimos a lo nuestro. La creación audiovisual vinculada al mundo artístico en general y a la música en particular. Porque creemos que es ahí donde podemos dar un plus de especialización debido a nuestro recorrido y bagaje personal y profesional. Nos vemos siempre a primera fila, no lo dudes.

FERRAN TOLEDO

07
Abr

Kill the Fest: nit sinergètica

Al meu tocadiscs gira “Brighter”, el fenomenal doble LP dels Jupiter Lion que vaig poder comprar en mà als susdits en un concert a Magazine. Mentres, intente la difícil tasca de sintetitzar tot el que se’m va suggerir per a aquest post. Moltes són les qüestions a tractar, moltes són les persones de les quals parlar, molts són els projectes, passats, presents i futurs dels quals divagar, però poc és l’espai virtual del qual dispose i pobre el meu sentit de la síntesi. No obstant això, aporte aquestes línies per a enriquir, encara més si cap, aquest esdeveniment i aquest cuidat bloc.

Captura de pantalla 2016-04-07 a les 8.56.04

No vos esglaieu, açò no serà un exercici de fel·lacionisme entre col·legues, però avance que si escric aquestes paraules és perquè Ferran i Iñaki ho mereixen. No només a nivell personal sinó també a nivell professional, ja que tenen una gran passió per allò que fan, un esperit cultural marcadament “underground” (per molt que els pese a alguns aquest terme) i un afany per fomentar l’escena local, l’efervescent escena valenciana actual, que desborda creativitat i de la qual em declare adorador absolut. I açò és tot un exercici de valentia hui en dia, digne d’admirar i també d’envejar (recordem que vivim a Espanya).

Vaig conèixer a Ferran en un curset a la UV. De seguida vam connectar. El primer dia del curs, entre densos conceptes de màrqueting digital, vam captar l’energia que l’altre desprenia i ja vam forjar una d’aquelles amistats de les que, ja en eixe precís instant, saps que perdurarà en el temps. El dijous d’eixa mateixa setmana vam coincidir a 16 Toneladas, una sala que està fent un treball enorme, en un concert de Lost Fills i Mox Nox (genials ambdues bandes per cert). Poca gent però la suficient. Allí vaig conèixer a Iñaki, i ells al meu germà Ricardo (my true brother). Altra connexió immediata.

Ara sona, amb elegància, “Dopplergänger”.  Als lleons ja els coneixeu de sobra a València. La seua psicodèlia electrònica i kraut ha meravellat a tot l’Estat Espanyol i la veritat és que estic intrigat per saber per quins camins ens portarà la seua sessió, a partir de les quatre del matí, hora per a “vagos y maleantes”. Darrere dels plats del Club Gordo, una nova referència a la ciutat que aposta per l’electrònica de qualitat i que espere que visca per molts anys, dos dels seus components, Sais i Gonzo in Vegas, ens delectaran en format de dj set. A Sais en solitari ja l’he pogut ballar en alguna vegada. Si la memòria no em falla, també ens va visitar a Alcoi en alguna festa Insònit.

Acaba la peça kraut i em dispose a canviar el vinil. Gira “Still breathing but already dead”, l’EP que ha editat El Segell del Primavera als The Suicide Of Western Culture, que conté una remescla ni més ni menys que de The Field. Amb això ja podeu imaginar per quines òrbites estan menejant-se aquests rubinencs. Acaben de marxar fa una estona de ma casa, a Alcoi, on han passat el cap de setmana menjant bajoques farcides i coraeta, ja que tocaven a un festival a Metro, on han presentat el seu nou treball en forma d’atronador directe.

El meu fals brother i jo els vam conéixer fa uns anys, allà pel 2009, a la Mostra Internacional de Música y Audiovisuales Avanzados (MIMAA). Nosaltres vam tocar dijous, ells ho van fer dissabte junt a King Midas Sound i Andrew Hung (Fuck Buttons). Acabaven de traure el seu primer disc, una meravella sonora que en directe es multiplicava i que els va situar de ple en el panorama “indie” estatal (no indietex sino independent). Nosaltres ja feia 3 anys que anàvem pel món, però d’una manera molt amateur: aquesta és la nostra primera experiència musical i hem començat des de 0, anem creixent “step by step”, mentre que ells tenen a l’esquena una sòlida trajectòria amb altres bandes i projectes. Des dels inicis dels nostres temps hem sigut comparats, per ser de les poques bandes d’electrònica (per sort actualment ja hi trobem un grapat més), per ser un duet, per l’obscuretat de les nostres propostes, per tractar temes polítics i socials en el nostre imaginari, per dur visuals en els directes…però cal dir que TSOWC, des del primer moment, ha sigut una banda molt pro, mentre que nosaltres estem ara mateix, després de tants anys, donant eixe pas. Altra diferència entre les dos bandes és la música. Semblant, sí, però molt diferent. Els dos tenim influències comuns, determinats estils de música electrònica com la IDM, el techno, l’electro, el ambient i moltes més que es poden escoltar a les nostres produccions; també el punk i el post-punk, tant en el só com en la posada en escena, ja que en certa manera, tots provenim dels mons del “no future” i ens hem sentit més tard fascinats per la nova ola. Però la diferència principal en el nostre so és, al meu parèixer, la classe amb la que ells materialitzen la música, amb molta més elegància que la que ho fem nosaltres. I ací assumisc part de la culpa i/o responsabilitat degut a les meues fosques, adrenalítiques i violentes influències. Sort que el meu company Francho em porta a la llum de vegades. Perquè això és WANB, el punt en el que els nostres imaginaris conflueixen, el lloc on es troben els nostres gustos musicals, que en són molts i molt variats, per cert, però jo sempre tinc certa tendència a l’extremisme. I WANB també són les linies de guitarra i baix de Blai i Rafeta, cada vegada més involucrats en la composició dels temes, cada vegada més WANB, i fins i tot amb Toni, el millor bateria del País Valencià, amb els seus ritmes a la bateria, a pesar de que a partir d’ara, per temes professionals hàgem de prescindir d’ell en la gran majoria de les ocasions. Al proper disc, que eixirà cara el 2017, els nostres ritmes tornen a ser 100% sintètics.

Captura de pantalla 2016-04-07 a les 8.55.35

Tornant al MIMAA, recorde que malauradament vam poder parlar molt poc amb els suïcides.  A ells els tocava fer la prova de so i vam voler molestar el més mínim. El segon encontre es va donar ja un temps després en un Low Festival amb JuanCar de Screenwarriors, vj dels WANB, que està amb nosaltres des de el primer bolo. Ell coneixia a Juanjo del món del veejaying i ja vam tenir uns minuts més per a poder conversar amb ells. De nou va succeir, altra connexió immediata. Des d’aleshores va començar a forjar-se, primer virtualment i després físicament, una amistat genuïna i a organitzar-se per terres llevantines els concerts “Error del Sistema”, on vam fer, a pesar de tenir moltes dificultats tècniques, un del concerts més memorables que recordem amb un “sold out” en La Residencia, temple per excel·lència de la més salvatge moguda valenciana. I més memorable encara va ser la post-festa, i la post-post-festa, que va acabar de reforçar eixa amistat (les post-post-festes dels WANB sempre són Mel de Ca Telm). Ens hem vist poques vegades, però les necessàries per a saber que aquesta gent val molt la pena. Gent autèntica, sense pose ni “postureo” a pesar de que, per a que anem a enganyar-nos, les seues músiques atrauen a un sector de “modernos”. Doncs ells no ho són. Són gent de barri i a molta honra, amb un fum d’experiències enriquidores per contar i posseïdors d’una cultura immensa, sobretot en el món de la música, l’audiovisual, la tecnologia i també de la bona vida, que és important, collons. Tenen una actitud honrosa, com la tenen Kill The TV, actitud amb la que combreguem els WANB. I és important en un món, el de la nit, el de la música electrònica, el de “l’artisteo”, que tant  necessita d’aquesta actitud, enlloc de l’acritud que sol imperar en estos contexts.

Per què vos solte aquest rollo que potser no interesse a ningú? La resposta està al nom del post. La SINÈRGIA, aquella qualitat que fa que la suma de diferents components resulte més potent que tots ells per separat. Aquest és el vertader motiu d’aquest post, d’aquesta festa: la suma de dos potents directes d’electrònica, d’una qualitat internacional (i cite a Iker Jiménez quan parla del benvolgut Felix: “que tuvo la desgracia de nacer español para no ser considerado a nivel global”, o alguna merda així), junt amb dos bones sessions d’experimentats dj’s, més l’impressionant que pot arribar a ser el Club Gordo quan està a desbordar, més la bogeria de tota la nostra crew, més el comando Jager que ens farà volar a tots per l’aire amb les seues maleïdes provetes, carregades pel mateix dimoni i, per últim, la suma d’aquestes experiències personals que vos he contat i que diuen que més que un festival, Kill The Fest serà una gran festa d’amics i de gent noble, on imperarà el bon rotllo i la bona música. Tot açò se suma i es multiplica per 1.000 gràcies a l’efecte de la sinèrgia. Serà una nit memoràble. Long live to Kill The Fest.

Captura de pantalla 2016-04-07 a les 8.54.38

Pic by J. Furia

I concloc el post amb una frase de Chucho que podeu llegir a la web de Kill The TV: “Lo mejor de nuestras vidas está por llegar”. Efectivament, el divendres 15 en Club Gordo 😉

Damià Llorens (We are not Brothers)

31
Mar

Luis Demano y la barra de El Tostadero

01-LuisDemano-contra-publi-sexista

La barra del Bar El Tostadero tiene forma de “U”. Vaya por delante que no es el nombre más adecuado para un bar que rivaliza con Casa Mundo en el Top del los Tops de los mejores bocadillos de calamares de la ciudad de Valencia.

No hay mucho más que hacer allí, más allá de comerse un bocadillo de calamares o un pepito. Sin concesiones. Es un lugar de paso en medio de una Avenida del Oeste eternamente venida a menos.
Barra concisa y taburetes. Ritmo frenético entre la media docena de camareros que no para de cantar y servir los pedidos sin salir de esa U. Servilletas de papel en el suelo. Parroquianos, vecinos, turistas. Sin mesas, sillas, ni charla tranquila. Por no haber no hay ni cocina. La propia barra en U del Tostadero esconde el sistema de extracción de humos y las freidoras. Chúpate esa Edmundo Suarez Trabanco “Mundo”.

Talleres_oratoria

 La barra en U de el tostadero no parece el lugar más indicado para charrar sobre la profesión de la ilustración y el diseño, ponerse al día, comentar y dar soluciones tipográficas a la hora de editar una entrevista, si la sangría de párrafo debe o no tener más de 2,5mm, si la tipo del colega Pablo Bosch pide una display (o no), comentar un número de Project impreso en tinta blanca… Pero es lo que hay. Y es un lugar de encuentro frecuente de Luis Demano y un servidor. Es donde solemos despachar sobre nuestras desdichas profesionales y nos hacemos una de calamares con ajoaceite —al menos yo— a la salud del kerning optimizado de Indesign y de la calva lustrosa e ilustrada de Erik Spiekermann. Sin concesiones.

Luis-Demano03

 Al señor Demano primero lo admiraba ya antes de conocerlo. Antes incluso de que me llevara por primera vez al Tostadero.Un tipo con cierto misterio, al que no le daba la gana salir en las fotos. Un Keyser Söze de la ilustración patria que iba mucho por el Tulsa, que estaba metido en la organización del sarao que nos salvó de morir de asco en los tiempos oscuros, el Tenderete, y que me sorprendía con su ilustración elegante, con un toque juguetón a lo Jim Flora… Los carteles que hizo para el festival La Cabina, el Bona Nit de Barcelona, sus autoediciones, sus trabajos de ilustración en El Mundo, diario.es, La Marea… Luego va y te sorprendía con su ilustración provocadora, de trazo grueso y directo destinada a las redes, sus envíos altruistas de felicitaciones de Navidad. O como el cartel que ha diseñado para Kill the Fest, el sarao tan chulo que ha montado la gente de Kill the TV. Oscuro, siniestro, algo alejado de su estilo habitual. Y combinando caligrafía y letras góticas…Luis y la sorpresa.

CARTEL KILL THE FEST

La suerte que tengo es que puedo acercarme, gracias a mi trabajo como diseñador editorial, a la gente que admiro. Así un encargo y una colaboración estrecha durante unos meses fue una excusa como otra cualquiera para “destapar” al Demano más allá de sus dibujos. Compromiso con las ideas (fiereza incluso), una avidez por avanzar y aprender de la que deberían tomar nota muchos profesionales del sector. Y sobre todo generosidad. Pero no el acto constreñido y ampuloso destinado a la galería, sino aquella que echo en falta. Me quedo más con ese gesto doméstico que no es necesario que se convierta en un snapchat o un tweet.

Por eso, y aunque no os enteraréis, servidor será el primero en saber que es lo que cuece en la cabeza del gran Luis Demano. En la barra en U del bar El tostadero.

Diego Obiol – @dobiol

01
Mar

El fotógrafo del rock

PIC BY: SHAZZULA

PIC BY: SHAZZULA

La fotografía detiene la vida en un momento determinado, la inmortaliza, la convierte en arte. En estos tiempos, en los que todos somos fotógrafos, en los que se ha internacionalizado el uso de los dispositivos fotográficos, sigue siendo muy, pero que muy fácil, descubrir el talento en un solo click.

Ni los medios técnicos, ni el presupuesto suplen la mirada del fotógrafo. Y ahí es donde está la gracia. Por muy fácil que nos lo hayan puesto, es igual de difícil captar el momento adecuado, sorprender y transformar en arte aquello que está a la vista de todos.

Nuestra web ha cambiado de estética. Se ha puesto más guapa. Y para ello, hemos recurrido a la mirada de un fotógrafo con el que hemos coincidido trabajando durante el último año y que comparte muchos de nuestros conceptos. Y uno de ellos por encima de los demás: su amor incondicional por la música, lo que ha hecho posible empatizar desde el minuto 1.

CON THE PARROTS. PIC BY: IÑAKI ANTUÑANO

CON THE PARROTS PIC BY: IÑAKI ANTUÑANO

Sergio Albert es un joven fotógrafo madrileño que lleva ya una década inmortalizando señoras y señores que nos hacen felices. Músicos que expresan su arte en los escenarios. Se inició en la escena hardcore y metal, aunque su cultura musical es muy, pero que muy amplia y diversa.

La música ha sido lo que le ha movido desde siempre. Según nos cuenta, “yo me sentía parte de la escena y siempre había querido participar, pero desde un principio ni tenía paciencia ni medios para tocar un instrumento. Lo que sí tenía era una cámara. Y así empezó todo”.

NICK CAVE. PIC BY: SERGIO ALBERT

NICK CAVE. PIC BY: SERGIO ALBERT

Entre sus influencias cita tres miradas especiales: Ryan Russel, Brantley Gutiérrez y Alison Scarpulla. Antes que la técnica lo que le inspiraba eran los protagonistas de estas fotos. “A mi me gustaban los fotógrafos que eran capaces de captar escenas de mis ídolos musicales”. De nuevo, la música es la que marca el camino. Y aquí es donde se pone mitómano (nada nuevo, conocemos los síntomas de esta patología). Se declara enfermo de Mike Patton, vocalista de Faith no More. Recuerda perfectamente la primera vez que lo fotografió, en Barcelona. Ha tenido más oportunidades pero nunca le ha hecho un posado (tiempo al tiempo).

KISS. PIC BY: SERGIO ALBERT

KISS. PIC BY: SERGIO ALBERT

Se considera así mismo “muy punki currando. Nos soy un tío fino. Me gusta inmortalizar el momento, no me ando con rodeos. Por eso que mi cámara favorita es la del móvil”.

Empezó haciendo fotos musicales en la revista Arto!, después pasó a Vice y así hasta la actualidad. Trabaja de freelance para multitud de marcas. También forma parte del colectivo Nooirax Producciones, en donde encaja a la perfección con tanto loco por la música. Gracias Sergio por formar parte del planeta Kill the TV.

Si quieres ver sus trabajos puedes acceder a su flickr: https://www.flickr.com/photos/sergioalbert/

O búscalo en las redes: https://www.facebook.com/sergioalberth?fref=ts y https://www.instagram.com/sergioalbert_/

FERRAN TOLEDO

 

 

30
Oct

Un brindis por Jägermusic

Siesta! en el Vida Fest 2015

Siesta! en el Vida Fest 2015

Si nos pusiéramos a enumerar cuántos grupos de música se han quedado en el camino antes de nacer no habría suficientes sustantivos en el diccionario de la R.A.E (Los Taburetes, Las Rotondas, Los Guacamayos y tantos y tantos nombres y combinaciones infinitas que existen de la A a la Z).

Pocos son los elegidos y nadie tiene la fórmula de la relevancia. Vale que sí hay unos mínimos: creación artística, originalidad, sensibilidad, contundencia y presencia. Pero podríamos dar infinidad de ejemplos de creadores que pese a cumplir estos requisitos no han estado en el momento y el lugar adecuados y han tenido que buscar otra fuente de ingresos para pagar facturas.

Tampoco es que la relevancia sea la solución para llegar a fin de mes pero toda ayuda es buena. Apoyar la escena emergente es lo que está haciendo el programa Jägermusic desde hace unos años. Se trata de un acompañamiento en los primeros años de la banda. Pero no nos engañemos, formar parte de su roster de bandas tampoco significa nada. Al final, cada grupo es responsable de sus éxitos y sus fracasos.

Los Tiki Phantoms en el Deleste 2015

Los Tiki Phantoms en el Deleste 2015

Durante el último año nos hemos ido de festivales con las 20 bandas que conforman su nómina. Hemos convivido con ellos y hemos podido constatar que la mayoría de ellos ven más pros que contras. Han recibido diversas ayudas, han tocado en festivales en los que es difícil entrar en solitario y han conseguido así una visibilidad en el sector que de otra forma hubiera sido muchísimo más difícil.

Todos han coincidido en destacar que nunca han hecho nada que no quisieran hacer, ni han tenido que cambiar un ápice su pose, su repertorio, ni nada que tenga que ver con la música. Que la marca se identifica bastante con la noche, la música y el underground, por lo que la mayoría se siente cómodo.

The Suicide of Western Culture en el Monkey Week 2015

The Suicide of Western Culture en el Monkey Week 2015

Al final, no nos olvidemos que el propósito de una marca es vender más, sin duda alguna. Pero cuando el vender más va acompañado de apoyar verdaderamente la escena de la música emergente, nosotros solo podemos aplaudir la propuesta. Aquí no hay manías ni en estilos ni en poses. Caben sonidos electrónicos, psicodélicos, post-rock, metal, garaje, rhythm and blues, post-punk, indie-pop, surf, noise, progresivo y así hasta el infinito y mucho más.

Músculo! en el Monkey Week 2015

Músculo! en el Monkey Week 2015

Lo que prima antes que la etiqueta es la originalidad de la propuesta y la escena emergente. Y como muestra un botón: Músculo!, Jardin de la Croix, Jupiter Lion, Juventud Juché, Los Mambo Jambo, The Suicide of Western Culture, Siesta!, Terrier, The Parrots, The Saurs, Der Panther, Trajano!, Hölograma, Disco las Palmeras!, Olde Gods, The Zephyr Bones, Ocellot, Sen Senra, Los Tiki Phantoms y Hyde Abbey. Brindemos, pues, con un chupito de Jäger. Larga vida al rock!!!!!!!!!

FERRAN TOLEDO

FOTOS: IÑAKI ANTUÑANO

16
Oct

Haciendo el Monkey (amén)

monkey 2

Cádiz tiene un magnetismo especial. La vieja Europa empieza justo allí, donde acaba África. Confluyen las aguas de dos mares y el viento del estrecho azota las conciencias. Desde hace 7 años, a principios de octubre, los astros se alinean y se ponen uno detrás de otro mirando hacia El Puerto de Santa María, como el que no quiere la cosa, haciendo el “monkey” como se dice por estos lares.

Y es que durante tres días, esta población costera, celebra su Semana Grande. Honra al Patrón del indie nacional, vitorea a la Virgen del shogazing y el post-rock, sale en romería por el Cristo del loop, el pitch y el delay, saca en procesión al Santo Padre del Cante Jondo, rinde homenaje a Santa Progresiva-psicodélica y homenajea el centenario de la beatificación de Sor Sixties Sweetie Lightie POP.

monkey 3

Todo ello, regado con los mejores caldos y aderezado con una buena dosis de tortilla de camarón, ostiones, bienmezabe, hortiguillas, shisharrones y shoco. De esta forma es como se celebra el Monkey Week, el festival de festivales. Una reunión anual del sector de la música independiente que se ha instaurado ya como cita ineludible para “conocer hoy, las bandas del mañana”.

Nosotros nunca habíamos estado en esta magna celebración pero ya nos ha enganchado para siempre. Las calles están tomadas por músicos, managers, técnicos, programadores, periodistas y demás gentecilla que conforma nuestro sector. Es la gran feria de la música en la que todos están y no se echa en falta a nadie.

monkey 4

No hay un gran recinto festivalero con escenarios. El Centro Histórico hace de recinto y 14 locales acogen centenares de actuaciones de otros tantos grupos. Ningún local suele estar petadísimo y es bastante cómodo moverse de un sitio a otro. Coinciden los horarios pero la mayoría de grupos suele hacer entre dos y tres bolos, por lo que los puedes ir viendo cómodamente.

monkey 5

Alguna pega? Ummmmmmmmm, ninguna. Nos gusta la música, nos gusta la gente que ama la música, nos gusta la gente que vive de la música, somos tan yonkis como la mayoría de asistentes al festi y en este tipo de eventos es donde más comprendidos nos sentimos. Vamos, que estamos todos tan putos locos que no desentonamos lo más mínimo. Como diría Ángel Carmona, de Radio 3, “lo que pasa en el Monkey, se queda en el Monkey”. Amén.

FERRAN TOLEDO