Kill the TV Kill the TV

Y al tercer día…RESURRECTION

Indies, modernos, poperos, gafapastas, barbudos..iros todos a tomar por culo. Y que conste, YO (que soy TODO lo anterior), el primero.
Desde que tengo uso de razón (sic) me considero, sobretodo, un gran fan de la música, un melómano compulsivo, un “malalt” de música, como diríamos por aquí.
Pero tengo que reconocer que el postureo, la tendencia, el hit y el “yo estuve allí” nos ha hecho mucho daño. No vemos a más de un palmo de nuestras narices y no conocemos nada de lo que no suena fuera de nuestro reconfortante entorno.
Este verano tuve la suerte de asistir por primera vez al Resurrection Fest, uno de los grandes eventos europeos de Metal y hardcore, en Viveiro, Galicia. Y salí de allí con la sensación de estar rodeado de los míos. Y, que conste, no me gusta el metal y el hardcore, depende. Pero ya no hablo solo de gusto sino de actitud.
Son la polla, de verdad, son putos yonkies de la música. En este festi vi aquello que hace siglos dejé de ver en los festivales indies. Gente que asiste al evento con pasión por sus ídolos y por su música. Me recordó más a aquellas imágenes en blanco y negro de jovencitas yé-yé locas por The Beatles en la España oscura y podrida de la dictadura.
Ojo, también hay postureo, pero menos. El fan destaca por encima de todos los demás.
Asistí a una firma de discos de Raised Fist a las 18:00 h. La cola que se formó era bastante inusual en un festival (vimos varias idénticas durante los tres días). A última hora los artistas cancelaron la firma por motivos personales y el cabreo de los fans fue monumental. Les habían jodido la tarde a esos chavales y eso para mi fue algo muy, muy grande.
Unas semanas después sigo siendo fan del synthpop, del electroclash, el 60’s y demás gilipolleces que me hacen vibrar a la primera escucha. Eso no creo que lo cambie nunca jamás. Pero de una cosa estoy seguro: nunca me voy a cerrar en banda para asistir a un evento metalero. Hablamos el mismo idioma, compartimos las mismas pasiones y en el fondo, somos más parecidos de lo que pensamos.

Compartir

+ News

Deja un comentario