Kill the TV Kill the TV

SIESTA- After

Empieza la canción y un bombo a 158 bpm te machaca el cerebro. A partir de ahí, una maraña de sonidos de todos los colores y texturas te atrapa y te deja k.o. Es AFTER, el último tema del diso de SIESTA.
AFTER es, también, el tema escogido por el grupo para su primer videoclip, en el que KILL THE TV ha participado. El bebé está a punto de ver la luz. Todos en el hospital estamos acabando con las existencias de tabaco ya que el parto está previsto para el próximo sábado 9 de Marzo.
Pepe Ábalos es el director del videoclip. También lo coproduce con su productora, URANES FILMS. Pepe también es Puchi Petruchi, uno de los miembros de SIESTA. El otro es Tarántulas Pentium, aunque si gritas “Jona!” también responde.
06

07
En AFTER las cosas van muy despacio, hay mucha nieve, chicas guapas liándola en un parque y dos protagonistas que intentan dormir después de un festival atronador. No lo consiguen, claro. Esa es la base de un buen after.
05
El videoclip se rodó en tres intensos días, que fueron igual de locos que el resultado. El guión es obra del propio grupo. Tenían muy claro desde el principio que prácticamente todo el video se iba a rodar a cámara súper lenta. Para ello utilizamos la RED EPIC, un cacharro que permite rodar hasta 400 fotogramas por segundo. Y eso es muy muy despacio. De la fotografía se encargó Carlos Cebrián, un todoterreno del audiovisual fino como el solo, que le dio el look exacto a cada plano.
Pepe, el director, contó con Iñaki Antuñano y Mariam Celaya para la realización. Nadia Montero fue la jefa de producción, respaldada por un incansable equipo que lo hizo todo muy fácil.
En AFTER hay poca letra, pero hay. Cantar mientras todo va mucho más lento y mantener la sincronía planteaba unas cuantas dudas. Básicamente lo que ocurre es que, cantando al ritmo normal, la imagen va por un lado y el sonido por otro. De manera que, para conseguir nuestro propósito, los protagonistas debían cantar… 4 veces más rápido! Si tenemos en cuenta que el ritmo del tema es de 158 bpm, multiplicar esta base por 4 convertía la canción en una especie de martillo percutor. Era difícil entender algo, la melodía se perdía, todo quedaba oculto bajo un sonido indescifrabe. Pero salió, de modo que mientras todo a su alrededor se mueve a un ritmo lento, los protagonistas berrean el estribillo en perfecta sincronía.
04
En KILL THE TV creemos que SIESTA va a liarla muy gorda este año, así que estamos encantados de haber participado en este proyecto. Para acabar, el decubrimiento de este video. Todos en la productora hemos flipado con ella.
11

Compartir

+ News

Deja un comentario