Kill the TV Kill the TV

Ser #indestructible está infravalorado?

Empecemos por negar la mayor: nadie es indestructible. Dicho esto, algunos (subrayo, sólo algunos, o algunas) son lo suficientemente fuertes como para llegar a parecerlo. Y aunque utilicemos términos de superhéroes, estamos hablando de personas de carne y hueso, que no llevan capa, ni vuelan, ni por supuesto, tienen superpoderes. Eso se lo dejamos a la ficción, que tantos buenos momentos nos da. Lo que nos ocupa hoy, está más relacionado con la realidad del día a día.

#indestructible es una película documental de la productora TV ON Producciones. Los miembros de Kill the TV formamos parte del equipo (Iñaki Antuñano co-director y Ferran Toledo co-guionista). Un ambicioso proyecto que se encuentra ahora mismo en fase inicial de producción.

Es una historia más (como a Quique, el protagonista, le gusta decir), de un chico que decide perder una pierna para ganar una vida. Una historia de superación y de terapia a través del POP. De cómo las canciones cicatrizan, de cómo las melodías duelen, de cómo los estribillos sanan. La música en esta película, y en la vida de Quique, es tan importante como alimentarse o respirar. Es como afirmar que sin la música, moriríamos.

Y quién es Quique? Es una persona normal, con sus manías y sus inquietudes, muy amigo de sus amigos, de carácter familiar, sociable hasta decir basta, optimista radical, padre, marido y promotor musical. Nació en València hace 36 años. Nuestra historia arranca la noche antes de enfrentarse a una de las decisiones más trágicas de su vida: perder la pierna izquierda, que durante 20 años le había acarreado problemas a raíz de una grave enfermedad. Y todo ello, a un mes de ser padre por primera vez.

Pero #indestructible no sólo es Quique. Aunque se trata de un relato en primera persona, no habla únicamente de él. Indestructibles son las miles de personas que se enfrentan a diario a situaciones como esta o incluso más graves. Indestructibles somos todos en la medida que nos veamos reflejados en el protagonista. De ahí que ésta sea una historia positiva, de superación, de amor por la vida.

Perder una pierna es como empezar de cero. Una de las cosas que impulsó al protagonista a contar su historia fue que no encontraba referentes con los que empatizar y a los que agarrarse cuando se toma una decisión de este calibre. Nadie nos dice cuándo puedes caminar sin muletas, qué hacer con la primera prótesis, cómo combatir las tensiones del miembro fantasma o cuándo el muñón está preparado para empezar a trabajar en la árdua faena de la movilidad diaria.

 

Esta película es un homenaje a todos los indestructibles y a Surfin Bichos, y a Los Planetas, y a La Habitación Roja, y a McEnroe, y a Bigott, y a Sénior i el Cor Brutal, y a Nueva Vulcano, y al surf, y al beat, y a la nueva ola, y al electro, y al guitar-pop, y al punk, y a la cultura de clubes, y al New York de los 70, y al Madrid de los 80, y al Berlín de la Love Parade y a la València de antes, ahora y siempre.

Compartir

Deja un comentario